view counter
view counter
view counter
view counter
view counter

Your source for exclusive news

Recupera su suelo agrícola con la fitorremediación

Por Melissa Vera
La semana pasada, en el Colegio de Ingenieros, se llevó con éxito el VIII Congreso Internacional de Medio Ambiente, Seguridad y Responsabilidad Social en Minería y Metalurgia.
 
El evento giró en torno a las técnicas de seguridad para la minería, trabajos de desarrollo sostenible, labores de responsabilidad social y sobre todo del cuidado y protección del medio ambiente.  
 
En el interior de la feria nos encontramos con la empresa IMOGS PGR. Se trata de una organización privada que apuesta por la fitorremediación como una solución frente a la contaminación de suelos por relaves mineros.
 
¿De qué se trata esta fitorremediación?
Es una práctica de tecnología limpia, que utiliza a las plantas para absorber minerales de la tierra hasta convertirla nuevamente en suelo agrícola.
 
El trabajo es simple, multidisciplinario y sobre todo de bajo costo. Participan agrónomos, biólogos, ingenieros, químicos, etc.
 
El procedimiento consiste en sembrar a la planta, luego cortarla  cuando ya se absorbieron los metales, dejarlas secar, luego se incineran y las cenizas pueden ser más reducidas pero si estas contienen minerales preciosos como oro o plata con algunos elementos químicos se pueden recuperar estos valores.
 
Estos especialistas han determinado que limpiar una tonelada de suelo contaminado, usando la fitoremediación, no sale más de 40 dólares. 
 
En el mundo, países como China han realizado fitorremediación usando el helecho para la absorción de arsénico, el cual puede absorber 7.000 partes por millón en seis semanas.
 
Asimismo, en Chile han experimentado la fitoestabilización, mediante el cual los metales son acumulados en la raíz y se quedan ahí, para que no contaminen el agua ni se dispersen por la tierra. En Japón están usando girasoles, a raíz del accidente nuclear de Fukushima, han plantado 8 millones de girasoles para limpiar ese territorio.
 
En nuestro país, se han identificado los lugares más críticos con suelo contaminado: La Oroya con arsénico; Cerro de Pasco, plomo y Madre de Dios, el mercurio.
 
Si bien, la fitoremediación permite recuperar el suelo contaminado, este cambio es paulatino y puede tomar hasta 5 años.  “No podemos limpiar los 8 mil pasivos en un día, pero para eso está la tecnología.
 
Hemos confirmado un convenio con el Colegio de Ingenieros para que nos colaboren con su programa Cero Mercurio. La idea es trabajar con plantas nativas, pilotos para demostrar que todo esto es posible”, expresó Robert Dickson, ex minero y presidente de IMOGS PGR (International Mining Oil, Gas Services, Plantación, Gravemetría y Relaves).
 
view counter
view counter
feedback